Provincia de Pastaza

Pastaza limita al norte con la provincia de Napo, al sur con Morona Santiago, al este con el Perú y al oeste con las provincias de Tungurahua y Morona Santiago, casi todo el territorio está cubierto por la selva amazónica y en su extremo oriental se encuentra la cumbre más alta, el Cerro Hermoso.

Esta provincia alberga a uno de los Patrimonios Intangibles de la Humanidad declarados por la UNESCO, se trata de la cultura Zápara.

En la provincia de Pastaza, existen pueblos que pertenecían a las culturas huaorani, alama, záparo, shuar. Estos pueblos se han mantenido hasta la actualidad, también hay yumbos, todos en menor cantidad. Durante la Colonia, fue explorada por buscadores de oro en las minas y en los ríos, visitado por misioneros españoles, especialmente de jesuitas, y domínicos. Las misiones más conocidas son las del siglo XVIII, ya que se produjeron muchos conflictos entre grupos indígenas. Con el afán de abrir caminos, algunos misioneros jesuitas hicieron recorridos y comenzaron a trazar mapas de la zona. Por la ruta de Baños, Canelos, el Bobonaza, Andoas y el Pastaza, hasta la laguna en el Amazonas.

El clima de la Provincia del Pastaza es variable según los pisos climáticos y las alturas de las poblaciones, pero, generalmente, es abrigado, caliente en la hoya amazónica y húmedo por el permanente estado pluvioso. Esta influencia determina los atractivos de la vida vegetal y animal de toda la región. La inmensidad de la selva con la inmensa riqueza de las maderas finas, plantas y arbustos raros, flores y hojas de extraordinarias propiedades, todo cual es motivo de atracción para el turismo científico, como también para el turismo de negocios.

Al igual que la mayoría de las provincias orientales posee un clima tropical húmedo, lo que determina que la flora en un 95% sea de bosque húmedo tropical. Y una temperatura: 25°C. con paisajes impresionantes de montañas, ríos y llanura; no hay muchas elevaciones, una de ellas es el Habitahua, con 1,820 msnm. Su área casi en su totalidad es selva virgen, su reserva faunística se ha establecido en el río Tigueno; como reserva ecológica la zona de los ríos Conambo y Pindoyacu; y como área no apropiada para menejo, a la del río Curaray. La parte poblada se halla reducida a una pequeña zona. En la provincia se cultiva principalmente; banano, naranjilla, maíz, té, café y otros productos de consumo interno y para el abastecimiento a los mercados de Baños y Ambato. Los pastizales existentes en la zona favorecen el desarrollo de la ganadería; la calidad de su ganado vacuno es excelente y ha sido premiada en ferias agropecuarias.

El sistema fluvial de la provincia es muy grande con gran cantidad de ríos pequeños y extensos, los principales son: el Cononaco, navegable en buena parte de su curso hacia el este; los ríos Pintoyacu, Cunambo, Corrientes; el Bombonaza, que desemboca en el Pastaza.

La provincia se dedicada a la agricultura de caña, plátano, banano, naranjilla, yuca, tabaco, frutas, té, tabaco, maíz. Recientemente se ha impuesto la ganadería en esta región con más aceptación con el ganado vacuno, para la producción de carne y leche que son enviadas hacia las provincia de Tungurahua y Pichincha. Los ríos de la provincia de Pastaza son ricos en peces con la posibilidad de encontrar en ellos oro.

Los minerales en el subsuelo se explotan en pequeñas cantidades como el oro, plata, sílice o asfalto. La compañía Shell comenzó a explotar el petróleo en los años 40 en esta región y actualmente es unos de los recursos de mayor importancia en la economía de país.

El turismo es uno de los recursos más prominentes en esta provincia proporcionando ocupación a un gran número de personas, generando así, el desarrollo de Pastaza.

 

Leave a Comment